Parlamento Mundial para el 21 Siglo


Foro
Discusión
Síntesis
Documentos
Calendario
Participantes
Inscribirse
Contacto
divider inglés ·original·
francés
español

message no. 151

en respuesta a :

respondado por :
Síntesis Mensual No. I (15 octubre - 17 noviembre, 2002)
Debata Sobre Valores, Principios y Propósitos

Arnaud BLIN
Equipo PM21





Resumen

La discusión se comenzó con un debate en los valores, principios y propósito. En general, la mayoría que todos estábamos de acuerdo que hay una necesidad para el mundo de hoy de buscar las soluciones globales a los problemas urgentes como la guerra, desigualdad, pobreza, y la degradación medioambiental. Había definitivamente dos corrientes principales en la discusión. La primera insistía en la necesidad de dedicar bastante tiempo a un acuerdo en los valores antes de cualquier iniciativa para construir un Parlamento Mundial. El segundo grupo parecía más impaciente para seguir a las materias prácticas y miraba el problema entero de valores como algo que ya había estado resuelto a través de los esfuerzos múltiples e iniciativas para la gobernanza. En conclusión: el Parlamento Mundial como un árbol de negociaciones o discusiones.


El foro para un Parlamento Mundial para el siglo XXI va a continuar durante los próximos meses. La discusión empezó con un debate en los valores, principios y propósito. En esencia, la problemática giró entorno a los fundamentos y principios de los valores un parlamento mundial, así como su propósito.

Necesitamos soluciones globales a los problemas urgentes: guerra, desigualdad, pobreza...

En general, la mayoría estábamos de acuerdo que hay una necesidad en el mundo de hoy de buscar las soluciones globales a los problemas urgentes como la guerra, desigualdad, pobreza, y la degradación medioambiental. Es la gobernanza global un posible camino para encontrar las soluciones a éstos y otros problemas? Ésta será la pregunta central de este foro. En principio, todos parecíamos estar de acuerdo en el hecho que el sistema actual de gobernanza basado en los estados, tanto si da lugar a formas de acción unilaterales, multilaterales o colectivas, es inadecuado en muchos aspectos y no será capaz, en su estado actual, de resolver estos problemas y otros que podrían ocurrir en el futuro.

Una mayoría de participantes también estaba de acuerdo en el hecho que, si un Parlamento Mundial debe ser constituido, debe fundarse en y promover un cierto número de valores. Varios participantes llegaron a enumerar algunos de los valores que haría falta considerar. Un contribuyente sugirió, por ejemplo, tener especialmente en cuenta a los valores básicos siguientes: ética, solidaridad, libertad, transparencia, y democracia. Otro propuso una estructura de siete valores: respeto y solidaridad, transparencia, coherencia, protección, representatividad real, flexibilidad y adaptabilidad, y ciudadanía de la Tierra (o Ci-terranía).

Parecía ser acuerdo general que un valor importante gira entorno a la idea que las personas deben poder satisfacer sus necesidades humanas básicas como la comida, abrigo, sustento decente, bienestar económico, etc. Y uno de los principios en que un parlamento mundial sería basado estaría asegurando que estas necesidades se satisfacen (y hubo discordancia en cómo estas necesidades deben satisfacerse de hecho.)

Una persona sugirió que una cuota mínima básica debería proporcionarse a todos, mientras otro dijo que nosotros debemos ir más allá de las varias ideologías políticas del último siglo. Otra diferencia de opinión estaba en cuántos valores debe reconocerse. ¿Debemos intentar ser exhaustivo o mencionar sólo algunos? Una sugerencia era enumerar los primarios y los secundarios. Para eso entonces necesitaríamos determinar cómo decidir cuáles son primarios y cuáles secundario.

Si la búsqueda de un conjunto de valores universales parece fundamental, , uno también debe dirigirse la pregunta siguiente: ¿cómo se puede asegurar que esa gobernanza global, o un parlamento mundial, opere según los valores consensuados? Como corolario, se puede ir más allá y preguntar: ¿qué herramientas o instrumentos podrían representar mejor y podrían definir estos valores y principios (y cuáles no) y por qué? Finalmente, se debe poder responder lo siguiente: ¿cómo nosotros podemos asegurar que nuestras instituciones globales empiezan a operar según tales principios?

Ciertamente, nosotros no vamos a intentar responder a estas preguntas durante esta fase inicial de la discusión de otra manera que a través de sugerir programas específicos y propuestas para tratar los desafíos globales que actualmente socavan nuestros valores y principios básicos, y estos problemas básicos servirán como un hilo conductor del conjunto de la discusión.

De los valores profundos e integrales a los pragmáticos y mínimos

Parecía a muchos contribuyentes que la clave de un plan exitoso para un Parlamento Mundial sería un equilibrio bueno entre los ideales fundamentadores y las maneras pragmáticas de lograrlos. Una parte significante de la discusión concernió una crítica del estado actual de gobernanza. Visto de este ángulo, un Parlamento Mundial debe intentar tratar los problemas que el sistema actual de gobernanza no ha solucionado. Esta perspectiva tiene la ventaja de compararse a lo que ya existe, aunque aún mantiene también el riesgo de intentar lograr el imposible. Un contribuyente expresó sus preocupaciones en particular que la discusión podría entrar en un tipo de idealismo romántico que llevará a un callejón sin salida finalmente. Para ser viable, sugirió que un PM debe ganar respeto, legitimidad, y poder, para que este poder "venga de los derechos fundamentales, a partir de la comprensión de que realmente representa de verdad mejor que cualquier otro organismo en el mundo la voluntad de los ciudadanos del mundo." Los principios en que un PM se funda, dijo, debe limitarse en número y deben tratar sobre el funcionamiento y proceso concreto del PM. Todavía en el tema de legitimidad, alguien corroboró esto diciendo que cada uno debe ser incluido en el Parlamento Mundial mientras pudieran crearse mesas redondas en cada nivel de gobierno y de toma de decisión y así permitir todas las personas participar plenamente.

Alguien también sugirió que un esfuerzo enorme se debía hacer para respetar los valores, cultura e historia de cada uno, añadiendo que un PM debe organizarse entorno al desarrollo de "comunidades de ideas" basadas en los Derechos a las calidades de vida que podría incluir:

"Comida para todos", "Derecho a vivienda para todos", "acceso igualitario a la Justicia", "Protección de las minorías", "Derecho a la salud", "Igualdad de oportunidades educativas", "Respeto de la infancia", "Derecho a la información"

Ir más allá de las actuales formas anticuadas de gobernanza y parlamentarismo

Muchos contribuyentes aprobaron la idea de una auto-gobernanza dónde las personas cuidan sus propias necesidades en los niveles diferentes. Pero, si se quiere poner esta idea en la práctica, se debe ir más allá de las formas de gobernanza que nosotros heredamos de los modelos de parlamento del siglo XVIII. Un Parlamento Mundial del siglo XXI debe tener en la cuenta nuevos elementos inexistente en el pasado, entre los cuales un nivel mayor de participación y el respeto para la diversidad. Por lo que se refiere a los puros números, la tecnología podría ser una manera de resolverse ciertos problemas. La democracia electrónica, por ejemplo, podría estar perfectamente a la vuelta de la esquina.

Un participante vio al PM con el papel de * guardián * y * protector * del más débil, en particular de los niños. Como tarea propia, esta institución "acabaría con toda la guerra, la locura de las armas, toda la explotación industrial, sexual o doméstica de los seres humanos y otras especies". También permitiría la restauración de los ecosistemas.

Multiculturalismo y valores de origen occidental

La cuestión del multiculturalismo va a la raíz del problema de los valores, de los que han de ser, esencialmente, valores universales. Había una fuerte corriente de opinión en la discusión que se preocupaba por la posible dominación de valores de origen occidental. Algunos participantes sugirieron que nosotros miremos los sistemas de valor tradicionales más de cerca. Los problemas de cultura y valores eran especialmente fuertes en el área de idioma. Una de las preguntas básicas que nosotros debemos preguntarnos pronto está en qué idioma o idiomas un Parlamento Mundial debería funcionar? Se convencen varios contribuyentes que un Parlamento Mundial debe operar en un idioma neutro. El esperanto se mencionó en varios momentos. Otras ideas incluyeron el reavivamiento de un idioma muerto.

Esta cuestión nos lleva a la raíz del problema. Había dos corrientes principales en la discusión. Los representantes de la primera corriente consideraban que había de dedicarse bastante tiempo a venir a un acuerdo en los valores antes de cualquier movimiento se haga para construir un Parlamento Mundial. Este grupo tendió a estar a favor de comenzar un diálogo intercultural y parecía a un Parlamento Mundial como un cuerpo que debe dirigirse una multitud de problemas, entre los cuales la falta de igualdad económicas y sociales y la desigualdad Norte-Sur. El segundo grupo parecía más impaciente para ir a las materias prácticas y miraba el problema entero de valores como algo que, en sí, ya había sido resuelto a través de los esfuerzos e iniciativas múltiples para la gobernanza global. Este grupo sugirió que nosotros mirásemos alguno de los esfuerzos alcanzados en este dominio y avanzáramos a partir de él. El segundo grupo tendió a favorecer un sistema "mínimo" de valores, mientras el primer grupo tendió a querer desarrollar un sistema más elaborado.

A continuación damos un ejemplo de lo que uno de los contribuyentes definió como un conjunto de valores "mínimos" que podrían adoptarse por un Parlamento Mundial (estos principios están basados en la Campaña para la Democracia Mundial):

1) La soberanía política última reside en los individuos
2) La soberanía colectiva de las personas debe expresarse a través de la democracia directa o representativa
3) La primacía del derecho
4) La resolución de problemas en el nivel adecuado (principio de subsidiariedad)
5) la transparencia institucional y procesal para crear y mantener la confianza
6) el uso de medios pacíficos para construir tales instituciones
7) la no discriminación (art. 2 de la Decl. Univ. de Derechos Humanos)

Tradicionalmente, los filósofos políticos tienden a mirar el progreso en la gobernanza de dos modos: a través de la reforma de naturaleza humana o a través de las mejoras sistémicas. ¿Cuál es el propósito de un Parlamento Mundial? A partir de este primer mes de discusión, se puede conjeturar que tendería a ser el último.

A veces, las ideas más simples son las más profundas. Acabaré este resumen con un mensaje de uno de nuestros participantes. Pienso que pinta en pocas palabras la esencia de lo que muchos sienten sobre todo esto:

"En Africa, nosotros hemos conocido el árbol de diálogos o negociaciones (l'arbre à palabre). En el efecto, bajo este árbol todas las diferencias estaban resueltas en la presencia de todos o de sus representantes. Yo sueño que el Parlamento Mundial pueda ser una reproducción de los tiempos modernos de nuestros árboles de diálogos."
Alianza [FORUM]   [DISCUSSION]   [SÍNTESIS]   [DOCUMENTS]   [CALENDAR]   [PARTICIPANTS]   [INSCRIBIRSE]   [CONTACT]   [INÍCIO]
Fondation Charles Léopold Mayer © 2003